Principales causas

Tabaquismo

  •   Casi 13 millones de personas entre 18 y 65 años que viven en áreas urbanas son fumadores. Considerando a los residentes urbanos y rurales en este rango de edad, más de 12.6 millones de personas son fumadores pasivos.
  •   En México, casi 68 de cada 100 personas de 18 a 29 años de edad consumió tabaco alguna vez en su vida.
  •   Casi la mitad de los estudiantes de secundaria (12-15 años) ha probado el tabaco alguna vez en la vida; una de cada cinco personas de ambos sexos en esta edad fumó en los últimos 30 días.
  •   Entre los estudiantes de secundaria que fumaron en el último mes, cada año más de vida aumenta en 37% la probabilidad de ser fumador; si algunos o la mayoría de sus amigos fuma, esa probabilidad incrementa en 54%, y si todos sus amigos fuman la posibilidad de convertirse en fumador aumenta en 87 por ciento.
  •   Entre 2003 y 2005 la ciudad con mayor cantidad de fumadores entre 12 y 15 años fue Toluca.
  •   En el país, entre los años 2000 y 2006 ha descendido la proporción de hogares que compran tabaco.
  •   Entre las causas de defunción asociadas al tabaquismo que más preocupan por el monto de sus tasas se ubican: las enfermedades del corazón –en especial la isquémica cardiaca, cerebros vasculares y las pulmonares –dentro de las cuales resaltan los tumores de tráquea, bronquios y pulmón.

Obesidad y cáncer

El mecanismo de la relación entre peso corporal y cáncer no está claro, pero algunos investigadores sospechan la existencia de una conexión hormonal.

  • La obesidad se acompaña de una serie de cambios en el organismo, principalmente, señales químicas circulantes por la sangre (hormonas y otras sustancias, llamadas "factores de crecimiento"), que favorecerían el desarrollo de tumores.
  •   La obesidad puede desencadenar los comienzos del cáncer al aumentar los niveles de hormonas como el estrógeno o la insulina. Un trastorno del metabolismo de la insulina, por ejemplo, puede aumentar el riesgo de cáncer de colon.
  •   La obesidad podría ser un "marcador" de la exposición a sustancias carcinogénicas en la dieta, ligadas al consumo de grasa, y en especial, de grasa de origen animal.
  •   Siendo las grasas el "vehículo" que permite absorber otras sustancias grasas en el tubo digestivo, el consumo de una dieta rica en aquéllas favorecería la incorporación de carcinógenos presentes en la dieta.
  •   La ingestión de grasas aumenta la secreción de sales biliares, y éstas podrían jugar un rol en la transformación maligna del tubo digestivo. La mayoría de los carcinógenos utiliza como vehículo a la grasa.
  •   Los hallazgos de un estudio publicado en el New England Journal of Medicine 2003, reforzaron los informes anteriores que indicaban una conexión entre la obesidad y diferentes tipos de cáncer.
  •   También mostró que los hombres obesos presentaban tasas de mortalidad de cáncer un 52% más alta que los hombres de peso normal. Para las mujeres, las noticias eran aún peores, ya que las mujeres obesas morían de cáncer a una tasa un 62% más alta que las mujeres de peso normal.

Herencia y cáncer

En la actualidad se cree que el cáncer es causado por mutaciones genéticas; más frecuentemente, por una serie de mutaciones, algunas de las cuales pueden ser heredadas.

Ciertos genes normales implicados en el crecimiento, el desarrollo y la diferenciación de la célula se pueden convertir en "oncogenes", que causan cánceres debido a mutaciones. Otros genes, que normalmente previenen el crecimiento incontrolado de células (los genes "supresores"), también pueden producir cánceres si son anulados por mutaciones genéticas.

Las mutaciones aisladas generalmente no son suficientes para causar cáncer, sino que producen cambios que pueden predisponer a las células al crecimiento maligno.

Mutaciones adicionales en otros genes, causadas por el daño del medio ambiente, continúan la transformación maligna de las células. De este modo, el cáncer es un proceso de muchos pasos, que implica la interacción entre los genes y su medio ambiente.


Exposición a bacterias

Helicobacter Pylori

La infección de la mucosa gástrica por la bacteria Helicobacter Pylori es una causa de úlcera péptica, de gastritis y también de cáncer de estómago, probablemente por inducir la gastritis crónica que predispone a las personas a sufrir esta enfermedad.

La infección con esta bacteria puede ser erradicada mediante el tratamiento con antibióticos y es posible que parte de la disminución de esta patología en la mayoría de los países durante el siglo XX fuera un resultado de esa terapia. Sin embargo, hasta ahora no se ha determinado la interacción entre la infección con H. Pylori y factores alimentarios y, como se indicó anteriormente al hablar del régimen alimentario, también se conocen asociaciones bien definidas entre el régimen alimentario y el cáncer del estómago y se considera que son causales.


Exposición a virus

Los virus son agentes infecciosos que penetran en las células vivas y provocan que la célula infectada produzca más copias del virus. En el caso de los virus relacionados con el cáncer, cierta información genética viral transportada en el ADN (Acido Desoxirribonucleico) se inserta en los cromosomas de la célula infectada y ello da lugar a que la esta se convierta en maligna.-


 

Fuente: http://www.infocancer.org.mx/prevencin-y-deteccin-con705i0.html#sthash.puFzkqNw.dpuf

  • Aeromexico
  • Estrella-Blanca
  • Volaris
  • fundacion-teleton
  • fundacion-telmex
  • fundacion-harp-helu
  • home-runs-banamex
  • lozano